Make your own free website on Tripod.com

 

narradores : .

quienes somos : . inicio : . integrantes : . editorial : . editorial : .

CLARIN -VICENTE LOPEZ -CIUDAD -Jueves 28 de octubre de 2004
 
 
 

 

gente

en foco




HOY
Debora
Masovetzky

39 años
EN 1990 LLEGO A FLORIDA ESTE
ESTA CASADA Y TIENE DOS HIJOS:
JUDITH (10) Y JONATHAN (OCHO)
ES MAESTRA DE INGLES Y
CUENTACUENTOS PROFESIONAL
PUBLICO CUENTOS EN
ANTOLOGIAS
EL DOMINGO SE PRESENTO ANTE
200 PERSONAS EN EL CENTRO
CULTURAL SAN MARTIN, POR EL
FESTIVAL LATINOAMERICANO DE
CUENTACUENTOS


Había una vez... una cuentacuentos

Por Fernando Milsztajn
fmilsztain@clarin.com

La historia de Débora Masovetzky (39) no debería ser escrita jamás. ¿Tiene sentido trasladar al papel la vida de una cuentacuentos profesional? Hay que escucharla de su propia boca, hechizándose con sus gestos y
silencios. Por desgracia, mientras el diario no venga con parlantes, no hay alternativa.
La leyenda de la cuentacuentos comienza en su infancia, cuando la pequeña Debi “vivía” los “había una vez...” de su abuela y abría los ojos bien grandes con las fantasías improvisadas del abuelo José. Ellos fueron su mayor influencia. “De chiquita me metía en la Feria del libro y salía con una bolsa llena de textos que devoraba en las tardes”, recuerda. Ya de grande, aun sin ser abuela, se anotó en un curso para abuelas narradoras. “Nosotros contamos, no leemos –explica-. Es una recreación del texto con condimentos personales”.
Mientras sirve café, un ojo la espía desde la rendija de la puerta. Es su hija Judith (10), que alguna vez fue oyente de fábulas desde un lugar “atrapante”: la panza de su mamá. “mis nenes son el auditorio de prueba para mis ensayos; Judith a veces me hace críticas devastadoras”, cuenta. Y aclara: “Los chicos son el público más difícil. Si a un adulto no le gusta, se la banca a cara de piedra y aplaude igual; pero los pibes se aburren y al minuto empiezan a hacer lío”.
Débora trabaja como maestra de inglés, pero su objetivo es ganarse la vida con su pasión. Y va en camino, ya que el jueves pasado “hipnotizó” a alumnos de las EGB nº1 y Nº2, de Olivos, en el Festival Latinoamericano de Cuentacuentos “Te doy mi palabra 3”. También le encanta formar narradores: durante un año compartió sus secretos con los pibes de 7º de la EGB Nº12.
El terror es el género más pedido, pero ella trasmite más magia con “la primera cita”, un cuento propio que devela cómo conoció a Miguel, su marido.
“Hace 14 años -empieza la cuentera-, después de ir a 328 bailes, mi papá me convenció de probar con una casamentera...”
Sus palabras detallan sensaciones y la conclusión es clara: hay historias que se cuentan mejor cara a cara.



 

Arriba