Make your own free website on Tripod.com

 

narradores : .
 


Narración Oral y Creatividad

Otras Columnas:

El Lenguaje de señas lleva al origen de las lenguas

La misteriosa lengua secreta de las mujeres chinas

El misterio de la lectura

Entrevista a Nicia Grillo

Serendipi...¿Qué?

 

 

Ningún especialista ha definido exactamente el momento en que el hombre necesitó escuchar historias, aunque todos coinciden en su estrecha relación con el surgimiento del lenguaje. También se le reconoce unido a la urgencia de comunicar mitos y tradiciones de los pueblos. Se afirma que estas primeras formas estaban ligadas a la magia y la religión. Pero también aseguran los estudiosos que formó parte del arsenal de herramientas conque los pueblos trabajaron en la formación de las jóvenes generaciones, así llegó hasta el presente, en que sin dejar de ser todo lo anteriormente mencionado se convierte en un arte de la escena con valores comunicacionales.

Por todas estas razones también los contadores de historias han ido transformándose. Al principio sólo se ayudaron de sus condiciones innatas, pero las nuevas circunstancias necesitan de un trabajo de formación y estudio. Sobre la formación de narradores orales se han valorado diversos medios desde el enorme antecedente que fue la creación de este especialista en todas las bibliotecas para la divulgación de los textos para niños y jóvenes. Se trabajó mucho en los aspectos pedagógicos y los contenidos de los mismos, así como la utilización de ellos de acuerdo a las edades.

También más recientemente valorando el elemento escénico de este arte se ha tratado de que los narradores conozcan de elementos de la escena, de dramaturgia y por supuesto de manejo de la voz. En mi caso personal valoro para la formación del narrador altamente el proceso de aprendizaje y acercamiento al cuento, disfrutando esto, tratando de encontrar las claves que lo hacen desear contar una historia a otros. Tiene que ver también con la necesidad de cada cual de reconocer sus capacidades, de autoafirmarse, de establecer una comunión con el cuento que cuenta.

Narración Oral Creativa

Podría parecer una redundancia este enunciado porque el artista, cualquiera que sea su medio, debe ser un creador.
Particularmente con los maestros o directores que se empeñan en imponer su estilo o forma de trabajo, sus reglas de cumplimiento tan estricto como castrante que van conformando a un narrador cada vez más estereotipado y por ende menos cercano a lo que debe ser un creador.
La narración oral se produce casi espontáneamente, de manera tan natural como la palabra misma, de ahí su inmenso poder. Primero el hombre habla y después estudia gramática para conocer el lenguaje. En la vida cotidiana las personas cuentan anécdotas de forma natural sin proponerse hacer una narración oral. Este principio espontáneo del habla en los seres humanos es aprovechado en la realización de ejercicios que convoquen a contar, a construir con palabras un camino que luego podremos pulir con la técnica.

En estos ejercicios las personas deben disfrutar del juego de palabras que nos va llevando hasta una historia. En este momento el narrador construye no solo el cuento sino también su seguridad. Es un momento importante de encontrarse con el cuento, interactuar con un grupo de personas, de aceptar y ser aceptado.

Desde el principio se construye la aceptación de la personalidad y esto es importante porque desde ella contará sus cuentos. Si logra conocer y aceptar su personalidad y conjugarla con la de la historia esta quedará mucho mejor contada.

Cada cual debe saberse capaz de contar cuentos desde su personalidad valorándose, conociendo que tiene sus propios gestos, palabras y versiones para entregarle a otros. Cada versión personal de un cuento es por esto diferente como diferentes son los seres humanos. Podemos por tanto contar una misma historia dos narradores y nunca será idéntica.
El principio transformador de la creatividad me dice que puedo contar historias y transformarlas una y otra vez, que puedo en este proceso transformar a los que me escuchan y a mí mismo; y en la medida que lo ejercito lo hago en armonía conmigo y con los demás. Puedo contar el cuento creando mis propias reglas, y puedo incluso rehacer mis propias reglas cada vez que lo considere pertinente.

ARRIBA